¿Es posible cobrar un salario en Bitcoin?

Hace unos pocos meses, El Salvador se convirtió en la primera nación en convertir al Bitcoin en moneda de curso legal. En Miami, el alcalde Francis Suárez propuso que cualquier persona pudiera cobrar su salario en esta criptomoneda. Lejos de la influencia mediática positiva de estos anuncios, todo el entramado legal sobre la economía actual impide el cobro de salarios en Bitcoin.

En España, el BTC es considerado un tipo de moneda virtual no regulada, reconocida como medio de pago, pero no adoptada como moneda de curso legal. Según la legislación española, es imposible pagar los salarios de los trabajadores en otra moneda que no sea la de curso legal, es decir, el Euro.

La única excepción a esta regla se produce cuando se realiza pago en especie, proveniente de la propia actividad comercial de la empresa. Así, al menos en teoría, los únicos habilitados a pagar del salario en Bitcoin, serían las empresas cuya actividad comercial se relacione directamente con la criptomoneda, por ejemplo, los Exchanges, las granjas de minería, etc.

Tendencia por el salario en Bitcoin y criptomonedas

A nivel mundial existe una tendencia clara a adoptar criptomonedas como forma de ahorro. Casos conocidos como el de los jugadores de la NFL Russell Okung y Aaron Rodgers, han servido para afianzar la tendencia, pero tal como mencionamos al principio de la nota, los países tienen ciertas limitaciones legales que complican el pago de salarios en Bitcoin.

¿Qué pueden hacer los trabajadores?

Si bien no pueden cobrar en criptomonedas en la mayoría de los países, si podrían perfectamente transformar su dinero fiduciario en Bitcoin una vez reciban su salario y mantener una parte de su ahorro en la criptomoneda, a la espera de su revalorización. También podrían utilizar estos fondos para operar en actividades de trading. Este tipo de inversiones de riesgo especializadas ha generado la aparición de diferentes herramientas y páginas como bitcoin hack.

Limitaciones legales y tributarias del Bitcoin

El gran problema de las criptomonedas es la dificultad que plantean para valorar su cotización al momento de realizar las declaraciones de impuestos anuales (IRPF) y la cotización a la Seguridad Social. Su valor es diferente de una plataforma a otra y varía constantemente a lo largo del día, por tanto resulta casi imposible realizar las declaraciones correspondientes.

Sin embargo, en España es necesario declarar impuestos sobre este activo cuando se intercambia por euros. También informar y pagar IVA sobre el intercambio entre divisas digitales, es decir, que estás en obligación de declarar ganancias o pérdidas cuando realizas cambios a través de un Exchange.

A medida que los países avancen en sus legislaciones y consigan adaptar sus procesos a las nuevas necesidades y exigencias de la economía digital, podremos ver con más frecuencia el pago de salarios en criptomonedas y una mayor participación de la población en este mercado que a pesar de su enorme desarrollo, todavía se encuentra en pañales respecto a su potencial real.

Será interesante ver lo que pueda ocurrir en la siguiente década, que se vislumbra como la era de las criptomonedas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.