Cómo perder peso: guía para adelgazar rápido y saludable

Conocer cómo perder peso es una de las preguntas más comunes entre las personas que tienen unos kilos de más. Sin embargo, no solo se trata de reducir medidas, también es necesario hacerlo de una forma saludable.

Entendemos que no es fácil, bajar de peso es una tarea que, en ocasiones, puede parecer interminable. Pero con las técnicas necesarias lo lograrás.

Para ayudarte con ello, en las siguientes líneas te proporcionaremos una guía que puede ayudarte con tu lucha diaria y la mala relación que tienes con tu báscula.

Conoce tu cuerpo; antes de saber cómo perder peso

Cómo perder peso

Muchas personas se preocupan por su incremento de peso, al verse en un espejo o al notar que la ropa cada vez se hace más pequeña. Dejando a un lado los factores que realmente ocasionan el aumento.

Toma nota de la siguiente lista, cuando tengas la información de cada aspecto, podrás comenzar con el proceso de perdida de peso;

  • Realízate estudios: analiza cómo están tus valores, la hemoglobina, el colesterol, los triglicéridos, entre otros.
  • Mide tu presión arterial.
  • Calcula el indice de masa corporal. Si superas el IMC de 30 ya estás en el nivel de obesidad.
  • Mide la circunferencia de tu cintura.

Una vez que tengas esos datos, recurre a tu ordenador y abre una carpeta exclusiva con toda la información y documentos. Puedes guardar también fotos de tu cuerpo, antes de comenzar con el proceso de adelgazamiento.

Elige el plan de nutrición

Al buscar cómo perder peso:, encontrarás una gran cantidad de dietas. Pero debes saber algo, no existen las dietas milagrosas. Todo resultado va a depender de tu dedicación, esfuerzo, y, sí, ¡valentía!

Contrario a lo que algunas personas digan, comenzar una dieta no es fácil, por eso necesitarás mucha fuerza y determinación. Deberás plantearte metas reales, nadie mejor que tú para conocer tu metabolismo.

De forma general, estas son las estrategias para bajar de peso que te vendrán bien

Mientras más natural, más saludable

Ocupa tu refrigerador con la mayor cantidad de vegetales y frutas que tengas. Coloca al lado de tu escritorio o sitio de trabajo un recipiente con frutos secos, servirá para la ansiedad.

Limita los alimentos procesados

Evita consumir azúcar refinada, aceites vegetales, leche descremada, aditivos, persevantes, entre otros.

Elige los jugos naturales, las frutas como la patilla, el melón y la lechosa son dulces, no es necesario agregarle endulzantes.

No le des espacio a la ansiedad

Es normal que al principio del régimen alimenticio, sientas mucha ansiedad. Pero esto se va a incrementar si quedas con hambre. En tal sentido, evita que eso suceda.

Para evitarlo, recuerda consumir los frutos secos y tener un horario especifico para la hora de comer.

Agua: una alianza perfecta

Sí, todas las dietas necesitan agua. El cuerpo humano requiere el consumo de agua, al menos 8 vasos al día. Ninguna bebida puede sustituirla.

Tienes que priorizar su consumo, inicia el día consumiendo agua a temperatura ambiente, favorecerá el transito intestinal. Además, tu rostro se verá saludable.

Acompaña cada comida con un vaso con agua, elimina todo tipo de gaseosas y bebidas artificiales.

No hay apuro al comer

Sin importar tu ritmo de vida, debes darle prioridad a la hora de comer. Evita hacerlo frente al ordenador o frente a la TV. Dedica un espacio y un tiempo especial para degustar la comida.

Deberás procesar muy bien los alimentos, procurando comer despacio. El comer rápido solo ocasiona problemas estomacales, aumento de peso, ansiedad y estrés.

Es hora de moverse

Probablemente, uno de los factores que esté incidiendo en tu aumento de peso es el sedentarismo. Piénsalo, ¿cuántas horas pasas en una silla? Si tus músculos no se ejercitan, difícilmente podrás quemar las calorías.

Sobre todas las cosas, no tomes el ejercicio como una tortura, porque te cansarás sin intentarlo. Comienza practicando tu deporte preferido, montar bicicleta es una excelente opción.

Limita las redes sociales

Tal vez esta opción no te resulte muy entretenida. Sin embargo, limitar las redes sociales te servirá de ayuda, ¿la razón? Tan solo piensa en la innumerable cantidad de promociones de comida que hay.

Es muy difícil hacer dieta si ves todos los días la cuenta de los pasteles de chocolate o hamburguesas con mucha salsa y queso. Entonces, mejor antes de resistir a la tentación, es preferible evitarla.

Une esfuerzos

Saber cómo perder peso, implica que tu núcleo familiar o frecuente, conozca tu decisión. Con esto no quiere decir que todos tengan que hacer dieta, pero si es importante que presten su comprensión

Sobre todo, al momento de cocinar; elegir una comida saludable para todos. Si se trata de comida chatarra, intentar no hacerlo frente a ti o no incentivarte a hacerlo. Es de suma importancia que respeten tu opinión y te apoyen.

Otra excelente alternativa es anotarte en grupos que compartan tu misma meta de adelgazar. De esta forma, se motivarán y hasta compartirán recetas saludables.

Monitoreo

No recurras a chequear tu peso cada dos días. Se trata de una estrategia errada al momento de saber cómo perder peso. Ten paciencia, puedes pesarte a las dos primeras semanas de haber comenzado con el proceso de adelgazamiento.

Toma un registro del peso cada vez que te toque, hay muy buenas aplicaciones que te pueden ayudar con eso. De lo contrario, una simple hoja en Excel te permitirá llevar el registro.

No te desanimes

Dependiendo de tu metabolismo, el proceso de bajar de peso se dará de forma gradual. Algunas personas bajan más rápido de peso, otras tardan más.

Recuerda que no solo se trata de reducir medidas, también es estar saludable. Tampoco es una competencia, es un reto personal que debes asumir sin desanimarte.

Celebra, pero no te pases

Seguramente, has escuchado del premio al esfuerzo. Sí, la verdad es que aplica al momento de saber cómo perder peso. Pero hay un límite entre una compensación cada cierto tiempo, a una recompensa diaria.

Imagina que cada vez que recurras al peso, tengas que premiarte con un helado o una barra de chocolate inmensa. Si haces de esto un habito, no tendrás resultados satisfactorios y rápidos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.