Tipos de estores: ¿cuál es el que más me conviene?

Tener la posibilidad de ganar un poco de privacidad, bloqueando la visibilidad exterior de las ventanas y, además, bloquear la luz solar, son dos temas de vital importancia a la hora de planificar la decoración de los espacios en nuestro hogar. En este sentido, los estores enrollables se han convertido en una de las alternativas predilectas, tanto por diseño como por funcionalidad.

En las siguientes líneas te contamos qué son los estores, los tipos disponibles, cómo seleccionar el más apropiado y la forma en que estos se adaptan a casi cualquier estilo decorativo, permitiendo crear espacios confortables donde podamos disfrutar ratos de relajación, tanto en compañía como en solitario.

¿Qué es un estor?

Un estor es un tipo de cortina enrollable, una cobertura fabricada a la medida a partir de una sola pieza de tela, con la capacidad de recogerse de forma vertical, al enrollarse a través de un tubo ajustando en la parte superior del marco de la ventana. Esta pieza se enrolla con la ayuda de un cordón o un mecanismo de cadena motorizado.

En resumen, se trata de un híbrido entre una cortina y una persiana. No obstante, su característica principal, o al menos la que más resalta, es la transparencia; esto es debido a los materiales en que se fabrican, los cuales permiten el paso de luz, pero la tamizan y mantienen cierto grado de visibilidad hacia el exterior, mientras repelen la humedad y el polvo.

Tipos de estores

En función de las necesidades de cada espacio y las características de la decoración, es posible seleccionar uno de los diferentes tipos de estores disponibles en el mercado:

  • Estores plegables. Sin duda, este es el tipo más elegante, por lo que resulta ideal para salones. Sus tejidos semitransparentes o translúcidos permiten disfrutar de las ventanas sin mayores interrupciones ópticas.
  • Estores noche y día. Se trata de un diseño atractivo que combina bandas horizontales para bloquear la luz de forma gradual hasta llegar a la intensidad deseada, permitiendo crear espacios claros u oscuros en función de las necesidades.
  • Estores auto-enrollables. Tal como su nombre indica, se refiere al tipo de estores que posee un mecanismo de muelle suspendido y oculto en el marco de la ventana, con el cual es posible enrollar la pantalla de forma automática.
  • Estores ajustados al marco de la ventana. Se trata de un estor que se ajusta con exactitud a las dimensiones del marco de la ventana, permitiendo filtrar la luz de forma ligera y creando ambientes cálidos sin bloquear por completo la iluminación natural.
  • Estores motorizados. Estos son los más apropiados para grandes ventanales, ya que incluyen motores que movilizan de forma automatizada todo el sistema de pantallas a través de un mando a distancia con la posibilidad de integrarlo a sistemas de domótica.

A partir de la clasificación básica, es posible elegir diferentes combinaciones de estores según el diseño aplicado a la tela (liso, estampado o personalizado) o el tipo de tejido utilizado (screen, translúcido y opaco).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.